ESTADO LAICO, PERSONAS LIBRES

ESTADO LAICO, PERSONAS LIBRES

domingo, 23 de septiembre de 2007

Las Reformas en Materia de Diversidad Sexual


Sin la menor duda, estamos viviendo en estos últimos años un proceso sin antecedentes, donde los derechos de las personas con diferente orientación sexual o identidad sexo genérica han tenido un avance significativo, partir de que el PRI dejó de ser un partido absolutamente mayoritario en el país.
En aquellos tiempos dar cabida a temas como la diversidad sexual era un tema tabú en la política, hoy se crean foros en la Cámara de Diputados sobre VIH, se ha aprobado en al menos dos entidades federativas leyes que reconocen los derechos de las parejas del mismo sexo, se han creado comisiones de derechos humanos que entre otras cosas atienden quejas por discriminación o violación de derechos humanos a personas con orientación sexual diferente a la heterosexual, se ha creado un consejo para erradicar la discriminación, existen un articulo que penaliza la discriminación por orientación sexual, se han dado acceso a visita intima en los reclusorios del DF a personas en situación de cárcel y con pareja del mismo sexo y sobre todo en la constitución esta prohibida la discriminación; esto es, se ha avanzado en el reconocimiento a nuestros derechos, pero en base a la lucha de muchos activistas que han dejado el closet y se han hecho visibles. Sin embargo, es necesario promover nuevas iniciativas de ley como las reformas en materia de seguridad social, seguros, acceso a vivienda, leyes que rigen el deporte y reconocimiento de derechos a personas transgenero y transexuales.
No creo que haya otro país en el mundo en el que la legislación, haya sufrido tantas reformas como la nuestra, de la que me resisto a calificarla de “vigente”, pues es necesario actualizar muchas otras leyes y reconocer la igualdad de derechos.
Pues hay muchos textos legales que están “pasados de moda”. En este momento el Congreso de la Unión está integrado de tal manera que no hay partido político que se pueda dar el lujo de aportar por sí mismo los votos necesarios para esas reformas. Pero, además, contamos con una Suprema Corte de Justicia que se toma en serio eso de determinar si lo que el Legislativo hace tiene o no valor constitucional. Sin embargo, es claro que las facultades de la Corte no le permiten calificar las reformas constitucionales.
Necesitamos un Tribunal Constitucional, que de alguna manera ejerza control sobre la constitucionalidad de las leyes y sus reformas, y que discrepe del Ejecutivo y el Legislativo y revoque sus decisiones, lo que no pasa, me parece.
En este momento, desde el punto de vista de la integración del Poder Legislativo y de las legislaturas de los estados, México se divide claramente en tres sectores. En primer término, el conservador, seguidor de la política del PAN y, por lo mismo, del presidente de la República. Si fueran mayoría, ya nos podríamos despedir del artículo 123 constitucional y de la parte social de la Ley Federal del Trabajo, estarían en riesgo de desaparecer el IMSS y el ISSSTE, y los recursos para atender el VIH, la discriminación, aborto, becas para discapacitados, apoyo a madres solteras y demás derechos y programas que se han reconocido e implementado y cualquier manifestación sería reprimida por la fuerza. Por supuesto que ha pasado antes, en los tiempos de dominio del PRI, viejo y lleno de vicios ancestrales, el cual hoy constituye un partido de centro derecha, más conservador que progresista; sin embargo, no debemos confiarnos tampoco en el PRD, supuestamente de izquierda, pero que podría ser mas de socialdemocracia. Pregón ¿Por qué alinearse a un lado, derecha, centro o izquierda? Cuando lo que hace falta es reconocer los derechos de igualdad, propiedad, seguridad jurídica y sobre todo libertad, el partido que se encuentre en el poder en cualquier nivel debe de garantizar estos derechos, de respetar las decisiones de los ciudadanos y mejorar su calidad de vida.
Creo que seria conveniente negociar con los tres partidos, no debemos olvidar que los tres son partidos en el poder, y que el reconocimiento y ejercicio de derechos a sido un logro de la sociedad civil organizada, de los activistas que han salido del closet, que han dado la cara e incluso su vida, por que han peleado por sus derechos para poder ejercerlos.
Habría que decir que el equilibrio actual es positivo pero no suficiente corresponderá a los partidos políticos provocar ese equilibrio y ganar una buena parte de los votos de la comunidad LGBTTTI. Considero que no es tarea nada fácil.

Enrique Adar.- Lic. en Derecho por la UAM-Azcapotzalco, presidente de Diversum México.

No hay comentarios: