ESTADO LAICO, PERSONAS LIBRES

ESTADO LAICO, PERSONAS LIBRES

jueves, 22 de marzo de 2012

AMLO, RATZINGER Y CÓMO REGRESARLE A LA POLITICA MEXICANA LA DIGNIDAD PERDIDA

AMLO, RATZINGER Y CÓMO REGRESARLE A LA
POLÍTICA MEXICANA LA DIGNIDAD PERDIDA.
Por Fernando Miranda Servín.
La izquierda, por antonomasia, siempre ha guardado su distancia respecto al clero, precisamente porque el clero siempre se ha identificado con la derecha conservadora. Si AMLO se reúne con Ratzinger en su próxima visita a México y/o le envía una carta para informarle lo que pasa en la nación, estará perdiendo su tiempo y traicionando los principios elementales de la izquierda ya que este y todos los papas forman parte de ese entramado de intereses internacionales que mantienen oprimidos a los pueblos que de buena fe se han entregado a la religión católica. Esta oligarquía, en vez de remunerar esa fe con protección y buenos niveles de vida, explotan y saquean a estos pueblos (incluido el nuestro por supuesto).
De nada sirve que AMLO le explique a Ratzinger lo que sucede en México porque este líder mafioso de sobra sabe lo que pasa en nuestro país. Ratzinger viene a apuntalar el "proyecto" de la derecha, ya sea priísta o panista, que es el único proyecto que beneficia los intereses del Vaticano, no del pueblo de México.
Si AMLO quiere quedar bien con el electorado, tal vez debería de reclamarle a Ratzinger el no haber hecho hasta la fecha un pronunciamiento enérgico de rechazo a la guerra improvisada emprendida por el gobierno de Felipe Calderón contra algunos carteles de la droga, guerra que ha provocado ya más de 60 mil muertos y miles de viudas y huérfanos. AMLO tal vez debería preguntarle a Ratzinger por qué no ha reprendido a su súbdito religioso Felipe Calderón por estar aplicando durante todo su sexenio una política económica criminal con aumentos abusivos al precio de la gasolina y las tarifas delincuenciales de electricidad que empobrecen aún más al pueblo de México.
Si AMLO le hace estos reclamos a Ratzinger, el pueblo de México seguramente se lo agradecerá más que si asume una actitud meramente convencional como simple estrategia para ganarse la simpatía del electorado católico.
Ni Ratzinger, ni la jerarquía católica mexicana, ni el duopolio Televisa-TV Azteca, ni la derecha depredadora encarnada en los partidos PRI y PAN, pueden seguir engañando al pueblo enarbolando la falsa bandera de la benevolencia; y AMLO, en esta obra de teatro con actores más que curtidos, solamente sería un patético patiño debutante.
Durango, Dgo.
21 de marzo de 2012.

No hay comentarios: