ESTADO LAICO, PERSONAS LIBRES

ESTADO LAICO, PERSONAS LIBRES

sábado, 31 de marzo de 2012

JORGE CARPIZO:“Hay que hacer de la defensa del Estado laico un problema propio”.

Estado de derecho, subordinado a creencias y caprichos: Carpizo

Política •
“Hay que hacer de la defensa del Estado laico un problema propio”.
Foto: Octavio Hoyos
Cuando el Estado laico es atacado se pone en riesgo la tolerancia y el Estado de derecho, asegura Jorge Carpizo McGregor al reflexionar sobre dos temas que están provocando tensión social.
El caso de las leyes estatales que penalizan la interrupción del embarazo, así como las arengas de la Iglesia católica en contra de los matrimonios homosexuales son suficientes para “encender los focos amarillos”, declara.
El Estado laico es atacado y no se le defiende porque no se está aplicando la ley, advierte el doctor en Derecho por la UNAM y ex presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos.
“Me preocupa esta situación porque el Estado laico es uno de los componentes de un Estado democrático, y debilitar al Estado laico es debilitar al Estado democrático, es debilitar a la tolerancia que debe existir entre todos nosotros”.
Cuando se trata de imponer una concepción moral a toda la población “es ir en contra de la tolerancia, contra el respeto que nos debemos todos y al final trae consecuencias terribles en cualquier país”.
La historia nacional demuestra que los ataques al Estado laico han dado como resultado dos guerras civiles: la de Reforma y la Cristera, además de pequeñas confrontaciones por motivos religiosos a partir del siglo XIX, apunta el ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México.
—¿Advierte el riesgo de una confrontación?
—Espero que no. México tiene demasiados problemas como para agregarle éste. Los mexicanos no debemos separarnos por ideas religiosas. Pero cuando empiezan a darse actos de inmensa intolerancia hay que prender los focos amarillos.
Si constitucionalmente se cuenta con derecho a elegir libremente una religión, “debemos pedir que no exista impunidad”, dice al destacar que las autoridades están pasando por alto que los ataques al Estado laico van contra el Estado mismo.
De ahí que, desde el punto de vista jurídico, las leyes estatales que penalizan la interrupción del embarazo son preocupantes porque “están yendo contra la interpretación constitucional del órgano último en la materia y esto es desconocer el propio Estado de derecho”, manifiesta quien fuera ministro de la Suprema Corte de Justicia.
Más allá de concepciones morales y religiosas “lo que está realmente en juego es el Estado de derecho”, mismo que ha sido avasallado por las legislaturas estatales al desconocer “la jurisprudencia firme de la Suprema Corte de Justicia” y subordinándolo “a sus creencias, a sus caprichos, a sus ocurrencias”, sostiene el ex secretario de Gobernación.
Si alguien no está de acuerdo con la Constitución y las leyes puede dar pelea para cambiarlas, no infringirlas ni vulnerarlas, pero “tal pareciera que en México cada quien hace lo que le da la gana”, y quienes más reclaman el respeto al Estado de derecho “son quienes lo están vulnerando”, subraya el autor de los libros La Constitución mexicana de 1917, El presidencialismo mexicano y Estudios constitucionales.
Respecto de la ley del matrimonio entre personas del mismo sexo en el Distrito Federal, Jorge Carpizo señala que la Iglesia católica está usando un lenguaje que además de desconocer el orden jurídico mexicano, es agresivo, retrógrado e incitador.
Foto: Octavio Hoyos
“Cuando el vocero de la Arquidiócesis de México dice que sobre las leyes humanas están las leyes de Dios, está invitando a la violencia, a que no se cumpla con las leyes. El pretexto de que una ley divina está siendo vulnerada fue lo que nos llevó a la guerra de Reforma, es lo que nos llevó a la guerra Cristera”.
La Iglesia está en su derecho de exponer públicamente su moral y defenderla, pero no está ponderando las consecuencias de sus declaraciones. Quizá no se da cuenta de “que está invitando al pueblo de México a una sublevación; esa declaración es peor que muchos de los momentos de la guerra de Reforma”, advierte.
Situaciones como las leyes que penalizan la interrupción del embarazo y la oposición al matrimonio entre personas del mismo sexo retrotraen ubican al país como a mediados del siglo XIX. “No es posible. Tenemos que reforzar la tolerancia, que cada quien defienda su concepción moral, pero que no trate de imponérsela a nadie más”, puntualiza.
Toda Iglesia debería considerar que ante todo está el cumplimiento de las leyes y el respeto a la pluralidad, expone el abogado nacido en Campeche, quien ha sido distinguido con la Medalla y el Diploma al Mérito Universitario de la Unión de Universidades de América Latina y la Medalla al Mérito Constitucionalista otorgada por el Senado de la República.
“He oído un argumento que me escandaliza. Se dice que al final de cuentas en la sociedad mexicana los homosexuales son una minoría, pero nadie sabe qué tan minoría pueden ser”.
Una responsabilidad de la democracia moderna es asegurar los derechos a todas las minorías, y donde una mayoría avasalla con el pretexto de que una minoría no pesa, es una provocación, advierte.
“Un ejemplo muy conocido es la Alemania de Hitler. Se iban contra los judíos y el vecino estaba tranquilo porque decía ‘pues son los judíos’. La gente no protestaba ni defendió a esa minoría”. Pero cuando se avasallan los derechos de las minorías después va a seguir el avasallamiento de los derechos de la mayoría”, explica.
“No conozco un solo país que se pueda llamar democrático que no proteja ni defienda los derechos de las minorías, ya sea por razones de raza, de religión, de creencias, de preferencias sexuales, de nacionalidad; cuando esto no es así, vemos lo que pasó en la ex Yugoslavia, los genocidios que se cometieron, los odios que se crearon; cómo personas que habían convivido por años se asesinaron.
“Hay que tener mucho cuidado con lo que sucede actualmente en México. Hay que hacer de la defensa del Estado laico un problema propio, porque si se vulnera se daña la tolerancia, la armonía y el respeto a la dignidad humana”, enfatiza.
“Lo que está en juego son aspectos extraordinariamente importantes para el progreso de México”, recalca Jorge Carpizo, y propone defender el Estado laico si no se quiere el regreso de la Inquisición.
Cristina Renaud y Dunia Rodríguez

1 comentario:

Anónimo dijo...

I'm really inspired with your writing talents as neatly as with the layout in your weblog. Is that this a paid subject matter or did you customize it yourself? Either way stay up the excellent high quality writing, it's rarе to pеer a great blоg likе this one today.
.

Hеre іs my blog: payday loans